En primavera, el calor nos lleva a buscar espacios frescos. Cuando un inmueble no se salva del aire caliente, bochornoso, somos capaces de prender el aire acondicionado el tiempo que sea necesario para llegar a la comodidad térmica anhelada. Antes de llegar a ese (nada recomendable) extremo, hay algunos consejos que pueden ayudar a refrescar la casa sin consumir una cantidad enorme de energía.

breves_4a

Por cada grado Celsius que bajamos la temperatura, consumimos 8% más de energía.

  •  Enfría las habitaciones sólo por las noches por un periodo razonable antes de dormir. Apaga el aire acondicionado al momento de acostarte. Si tus equipos tienen control de temperatura, selecciona entre 23 y 25 grados Celsius. Esto te permitirá dormir sin cobijas o frazadas.
  •  Si tienes un ventilador, apaga los equipos de aire acondicionado cuando la habitación esté fría y enciende el ventilador.
  •  Cada año, dale limpieza y mantenimiento a los equipos de aire acondicionado. Un equipo sin mantenimiento consume el doble de energía.
  •  Limpia los filtros de aire cada dos semanas.
  •  Si tu equipo de aire acondicionado tiene 10 o más años de antigüedad, mejor sustitúyelo por uno nuevo más eficiente.
  •  Elige equipos de aire acondicionado que tengan el sello Fide A.
  •  Permite que personal especializado te asesore sobre el tipo de equipo y la capacidad que mejor responde a tus necesidades.
FUENTE: Guía de buenas prácticas para el ahorro y uso eficiente de la energía
Te puede interesar:  Ahorro de energía en tu edificio
No Hay Más Artículos