Contar con agua caliente y no pagar una cuenta enorme por concepto de gas o electricidad parece imposible. El calentador de agua es el tercer gasto más grande en una casa y representa casi un 13% de la cuenta de energía.

La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) propone cuatro formas de reducir las cuentas en este rubro:

  • Usar menos agua caliente.
  • Bajar la temperatura del termostato del calentador.
  • Aislar térmicamente el calentador.
  • Comprar un calentador nuevo y más eficiente.

Cada una tiene un impacto positivo en el ahorro de energía. Algunas otras recomendaciones:

Instalar duchas de bajo flujo o presión y cuidar siempre que no existan fugas de agua en la casa. Un grifo con fugas desperdicia muchos litros de agua en poco tiempo.

Vaciar una cuarta parte del contenido del tanque cada tres meses para eliminar el sedimento que impide la transferencia de calor y reduce la eficiencia del calentador. En todos los casos, hay que seguir las recomendaciones del fabricante.

Para ahorrar dinero a largo plazo, es recomendable cambiar los calentadores con más de siete años de antigüedad, por modelos nuevos que usen la energía con más eficiencia.

Si se quiere hacer una buena inversión que se traduzca en un gran ahorro, los calentadores solares de agua son una gran opción. Un calentador solar puede ser instalado en serie con el boiler, para que este último opere como respaldo en épocas de frío o cuando hay visitas y aumentan los requerimientos de agua caliente.

Fuente: CONUEE www.conuee.gob.mx

No Hay Más Artículos
X