Entrevista con el doctor José Manuel Romo Jones*, responsable técnico del CeMIE-Geo.

Al igual que en los otros dos CeMIE (CeMIE-Sol y CeMIE-Eólico), el grupo que constituye el CeMIE-Geo aglutina a la mayor parte de los expertos que tiene el país, tanto en la academia como en la industria relacionada con la energía geotérmica.

Con motivo del reciente inicio de actividades del CeMIE-Geo, el doctor José Manuel Romo Jones, responsable técnico del mismo, platicó con PROYECTO FSE sobre los objetivos y actividades de la red que lidera. “La misión de esta alianza de instituciones es contar con conocimiento unificado en materia de energía geotérmica y generar sinergias que permitan orientar las actividades de innovación, investigación y desarrollo tecnológico con el fin de contribuir al fortalecimiento de la industria geotérmica en el país. El objetivo a largo plazo es convertirse en referente en el desarrollo de tecnología y conocimiento en materia de energía geotérmica y contribuir a su aprovechamiento como una de las fuentes de energía renovable más utilizadas en el país”.

El CeMIE-Geo comienza a operar con una inversión de casi 1,000 millones de pesos y una agenda llena de actividades. “Estaremos trabajando en 30 proyectos estratégicos que cubren las principales áreas de investigación y desarrollo tecnológico que requiere la industria geotérmica mexicana. Un grupo de proyectos estará dedicado al mapeo de recursos y a la estimación del potencial geotérmico nacional. Otro grupo tiene que ver con la evaluación y el desarrollo de técnicas de reconocimiento o exploración: geológica, geoquímica y geofísica. Estaremos trabajando también en desarrollos tecnológicos, sobre todo para las etapas de producción de energía (modelos, prototipos, plantas piloto, turbogeneradores, etc.). Un grupo de proyectos estará laborando en un tema muy poco desarrollado en México, que no tiene que ver con la generación de electricidad, sino con el uso directo de fuentes de calor geotérmico de baja temperatura para aplicaciones como acondicionamiento de espacios, procesos industriales y agroindustriales, entre otros”.

Además, se tienen dos proyectos de particular importancia. “Uno de ellos es un Sistema de Laboratorios Especializados, el cual consiste en fortalecer la infraestructura de laboratorios existente en el país y promover su funcionamiento en forma coordinada, de tal manera que México cuente con una infraestructura analítica de primer orden, que sirva de base para el desarrollo científico y tecnológico en materia de geotermia. El segundo proyecto transversal tiene que ver con la formación de especialistas en todos los niveles, desde la actualización del personal que ya trabaja en la industria, pasado por la formación de técnicos especializados, hasta la preparación de nuevos científicos que contribuyan y den apoyo al desarrollo futuro de la industria geotérmica nacional”.

El doctor Romo Jones, quien ha sido presidente de la Asociación Geotérmica Mexicana (1999-2000) y presidente de la Unión Geofísica Mexicana (2010-2011), afirma: “El apoyo financiero que nos ha proporcionado la Sener y el Conacyt, a través del Fondo Sectorial de Sustentabilidad Energética, no tiene precedentes. Estaremos ejerciendo casi 1,000 millones de pesos durante los primeros cuatro años del CeMIE-Geo, con la perspectiva de consolidar al grupo y empezar a funcionar de manera autosustentable después de este periodo, ofreciendo a la industria geotérmica investigación aplicada, servicios tecnológicos, análisis especializados y programas de capacitación y entrenamiento a todos los niveles, tanto en México como en el extranjero”.

entre2_3

Planta de Los Azufres, en Michoacán / Marco Arriaga

México tiene una larga y destacada tradición en geotermia. Actualmente ocupa el cuarto sitio en el mundo en capacidad instalada (~958 MW)”.

Capacidad instalada

México tiene una larga y destacada tradición en geotermia. Actualmente ocupa el cuarto sitio en el mundo en capacidad instalada (~958 MW) para la generación de electricidad con fuentes de esta índole, después de Estados Unidos, Filipinas e Indonesia y seguido muy de cerca por Italia y Nueva Zelanda. Romo Jones hace un recuento histórico: “La Comisión Federal de Electricidad, a través de su Gerencia de Proyectos Geotermoeléctricos (GPG), tiene una larga experiencia en la industria geotérmica mundial, desde que en 1959 puso en operación la primera planta de generación en la zona de Pathé, Hidalgo. Actualmente, la GPG opera cuatro campos geotérmicos en el país: Cerro Prieto, Baja California; Los Azufres, Michoacán; Los Humeros, Puebla y Las Tres Vírgenes, Baja California Sur. También desarrolla proyectos para aumentar la producción en Los Azufres y en Los Humeros por un total de ~75 MW más. Existen otros prospectos en el país que se están estudiando y esperamos que el CeMIE-Geo pueda contribuir en la consolidación de más y mejores proyectos de generación de electricidad basados en fuentes geotérmicas”.

Para lograrlo, Romo Jones afirma que en CeMIE-Geo tienen la tarea de formar un mayor número de especialistas del más alto nivel para que contribuyan y se integren a la industria. Son tiempos de transición energética y hacen falta profesionistas preparados para implementar formas alternativas de energía. Para Romo Jones, también es necesario un cambio en la cultura de consumo. “Son muchos los factores que actualmente se reconocen a nivel mundial y que pronostican el declive de la era de los hidrocarburos. Baste decir que en la mayor parte de los países productores de petróleo, incluido México, el máximo de su producción ocurrió hace un par de décadas y en todos ellos la declinación de la producción está documentada. El petróleo que queda en el subsuelo sigue disminuyendo, es más caro de extraer y de menor calidad. Desafortunadamente, todo indica que las energías renovables por sí solas no bastarán para sustituir a los combustibles fósiles; será necesario impulsar cambios de fondo en los hábitos de consumo energético de los países y de sus sociedades”.

Geotermia en México

“A diferencia de las fuentes de alta temperatura que se asocian a condiciones geológicas muy particulares que existen en ciertas regiones del país, las fuentes de mediana y/o baja temperatura tienen una distribución geográfica mucho más amplia en el territorio nacional y su aprovechamiento puede contribuir significativamente al ahorro de energía producida a partir de combustibles fósiles”, afirma Romo Jones. En este aspecto, la misión de CeMIE-Geo será estudiar, difundir y promover el uso de estas fuentes de energía renovable. “El mejor conocimiento de los recursos energéticos nacionales y la formación de más y mejores especialistas en este tema son factores esenciales que deben acompañar a las políticas públicas que se están promoviendo actualmente para incentivar el desarrollo de las energías renovables e incrementar así su participación en la transición energética del país”.

No Hay Más Artículos