POR:Dr. Hermann Tribukait
La transición energética a una economía de bajo carbono es una oportunidad económica para México. ¿Qué estrategias gubernamentales pueden impulsar la innovación energética que requiere esta transición?

Los retos que representan el cambio climático y la transición energética no deben ser vistos como una amenaza al desarrollo económico sino como una gran oportunidad. Una transición efectiva hacia una economía baja en carbono permitiría crear nuevos empleos e industrias, impulsar la innovación, aumentar la competitividad y lograr un mayor crecimiento económico de largo plazo. Este es el caso, particularmente, de países que, como México, cuentan con un enorme potencial de energía renovable.

La comunidad científica mundial, representada por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), está haciendo un nuevo llamado a todas las naciones para tomar medidas inmediatas que reduzcan las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases efecto invernadero (GEI) en forma sustancial y sostenida e impulsen la transición hacia una economía baja en carbono. De no llevarse a cabo esta transición energética, todos estaremos corriendo un riesgo alto y es probable que el planeta sufra daños crecientes a consecuencia del calentamiento global y el cambio climático asociados con las altas concentraciones de GEI (Gráficas A y B). 1

grafA

grafB

ENERGÍA SOLAR, RIQUEZA ECONÓMICA PARA MÉXICO

La energía solar es un ejemplo de la oportunidad económica que la transición energética representa para México, como motor de crecimiento, empleo e innovación. La Tierra recibe en menos de un día suficiente energía solar para cubrir el consumo total global de energía de todo un año2 México es uno de los países con mayor irradiación solar en el mundo, comparable con regiones de África y aproximadamente el doble que el país líder en generación de energía solar, Alemania. 3

A pesar de esto, la capacidad instalada de energía solar fotovoltaica en México a finales de 2012 fue de tan sólo 50 Megawatts (MW). 4 Esta capacidad es 700 veces menor a la instalada en Alemania (35,000 MW), 5 200 veces menor que la capacidad que instaló China en 2013 (10,000 MW) 6 y más de 85 veces menor que la que instaló Estados Unidos en 2013 (4,268 MW). 7

La transición energética permitiría crear muchos empleos en México. La industria de energía renovable en Alemania dio trabajo aproximadamente a 377,000 personas en 2012; 100,000 de éstos, en energía solar.8 En Estados Unidos, la industria de energía solar empleó a más de 119,000 personas en 2012. 9

El camino a seguir: innovación y eficiencia energética

La ruta de la transición energética tiene cuatro elementos esenciales, bien definidos y conocidos:

a) producir electricidad con energías renovables y energías más limpias, no con carbón;

b) reemplazar gradualmente el uso de energía fósil en transporte y calefacción;

c) mejorar la eficiencia energética, minimizar el desperdicio de energía y recursos en toda la sociedad, especialmente en la industria y en los hogares; y

d) minimizar la tala y la deforestación.

Uno de los pilares o requisitos para que esta transición sea exitosa es la innovación energética, entendiendo por innovación al proceso en el que se generan ideas, y éstas se evalúan, desarrollan y comercializan como nuevos y mejores productos y tecnologías. 10

Tabla1

Para innovar hay que invertir en el talento mexicano

México se encuentra muy rezagado en ciencia, tecnología e innovación. El país ocupa el lugar 63 de un total de 142 países incluidos en el Índice Global de Innovación (Global Innovation Index, o GII)11. En número de investigadores, México está en el lugar 57, de 98 países, y en términos de artículos publicados en revistas especializadas científicas y técnicas está en la posición 59, de 122. También existe un rezago en términos de gasto en investigación y desarrollo (I&D), en el cual ocupa el lugar 69 entre 111 países, así como en el número de solicitudes de patentes (lugar 32, de 102 países), entre otros (ver Tabla 2).

México cuenta con muchas personas talentosas, incluyendo científicos e ingenieros, pero su potencial está subutilizado o desaprovechado. Muy pocos de los estudiantes destacados continúan su preparación realizando estudios de posgrado en ciencias e ingenierías en las mejores universidades del mundo y se dedican a la investigación aplicada y al desarrollo de nuevas tecnologías. De acuerdo con datos del Banco Mundial, en México hay tan sólo 364 investigadores de tiempo completo por millón de personas, mientras que en China son 863, en Estados Unidos 4,683 y en Corea del Sur 5,481.

Tabla2

Es indispensable que México revierta esta situación. Parte del rezago se explica por el bajo nivel de inversión en I&D, que es de menos del 0.5% del PIB, casi la mitad del promedio en América Latina y el Caribe y una sexta parte del promedio de la OCDE. Es indispensable aumentar esta inversión, tanto a nivel público como privado. Inversiones en I&D tienen tasas de retorno muy altas: entre 30% y 100%. 12 Sin embargo, estos beneficios generalmente no los recibe exclusivamente un sólo inversionista o una empresa. Es por esto que la intervención del Estado en dichas actividades es necesaria. 13

IPHONE Y GOOGLE: EJEMPLOS DE ESTADO EMPRENDEDOR

La innovación se lleva a cabo principalmente en las empresas y ésta resulta esencial para su crecimiento. Sin embargo, el Estado juega un papel clave para impulsar y financiar la innovación. Por un lado, el gobierno puede invertir en capital humano, infraestructura y en investigación científica básica y aplicada. Por otro lado, puede diseñar políticas públicas y establecer reglas y regulaciones claras y efectivas y generar los incentivos adecuados para la innovación y adopción de nuevas tecnologías.

Inversiones en I&D hechas por el gobierno de Estados Unidos han sido fundamentales en el desarrollo de nuevas tecnologías y empresas en la mayoría de las industrias. La creación de productos como el iPhone y empresas como Google son ejemplos de los beneficios derivados de la inversión pública en I&D. Un dato poco difundido es que prácticamente todos los recursos tecnológicos que hacen al iPhone “inteligente”, como el internet, la comunicación celular, el GPS, los microchips, Siri y la pantalla táctil, son inventos financiados con gasto público. 14

A su vez, Google fue el resultado de un proyecto de investigación financiado por el gobierno norteamericano desarrollado en la Universidad de Stanford. Cabe destacar que un mexicano, el profesor Héctor García Molina, jugó un papel fundamental en la creación de Google, como coordinador y asesor del proyecto inicial. 15

Capital humano e investigación

Impulsar y financiar la educación superior y la investigación científica aplicada es una medida indispensable para fomentar la innovación en el largo plazo. Para lograr esto y poder formar más científicos e ingenieros mexicanos destacados, es primordial entender, analizar y cuantificar el reto y los recursos necesarios para superar barreras tan básicas como el manejo del idioma inglés.

Además, se requieren campañas de promoción e información que motiven, inspiren y ayuden a los estudiantes a superarse y aspirar a prepararse en los mejores programas e instituciones del mundo. Es necesario crear oficinas de información y mecanismos de financiamiento que cubran los costos de la preparación y los requisitos de admisión a programas de posgrado de calidad, tales como el costo de los exámenes de admisión (GRE y Toefl).

Otras piezas importantes de la cadena de innovación son las oficinas de licencias y transferencia de tecnología. Es importante impulsar este tipo de oficinas en todas las instituciones de investigación académica. Asimismo, se deben promover alianzas o consorcios entre la industria, la academia y el gobierno para crear más centros de investigación o laboratorios de excelencia mundial con esquemas de compensación competitivos y recursos adecuados. Estos esquemas deben contemplar incentivos, como son la participación en las ganancias que lleguen a generar las patentes, nuevos productos y tecnologías derivados del trabajo de los investigadores. Esto permitiría atraer y retener a los mejores científicos e investigadores mexicanos y extranjeros e impulsaría la investigación aplicada en el país.

El ejemplo de Silicon Valley: la economía del conocimiento

La plena integración de universidades y centros de investigación con la industria y la cadena de innovación es crucial. ¿Qué vuelve a Silicon Valley uno de los centros de innovación más reconocidos del mundo? Este lugar cuenta con una base muy amplia de estudiantes, científicos e ingenieros que reciben sólido financiamiento público y privado. Existe una infraestructura y todo un sistema y cultura de innovación, en donde las ideas y proyectos se evalúan, promueven, financian, desarrollan y comercializan continuamente, traduciéndose en nuevos productos y soluciones en el mercado.

Una de las claves para lograr un círculo virtuoso de innovación y desarrollo tecnológico de largo plazo es impulsar este tipo de integración, colaboración y coordinación de la comunidad científica y de negocios con una visión clara y una participación activa del Estado. Sin embargo, es muy importante aprender de las lecciones en los polos de innovación y diseñar mecanismos para evitar que el Estado asuma únicamente los grandes riesgos y costos, y no participe directamente en las ganancias, como sucedió en el caso de Apple (iPhone) y Google. 16

México puede ser líder mundial en la transición energética

Este artículo presenta algunos de los pasos y elementos indispensables para impulsar el capital humano, la investigación científica aplicada, la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías en México. Estos elementos son necesarios para promover la transición energética que generen un alto crecimiento económico de largo plazo en México. Ejemplos de mexicanos que han hecho importantes contribuciones al desarrollo científico y económico del mundo, como el Premio Nobel de Química, el doctor Mario Molina, y el profesor Héctor García Molina, entre muchos otros, deben servir de inspiración para alcanzar esta meta.

Enfrentar los grandes retos como el cambio climático y la transición energética requiere de un Estado activo con visión de largo plazo. México tiene los recursos naturales y humanos para ser un protagonista y un líder mundial en la transición hacia una economía de bajo carbono. Hay que aprovechar esta oportunidad y poner más énfasis en impulsar y desarrollar la innovación energética y las energías del futuro hoy. La era de piedra no se acabó por falta de piedras, la era del transporte a caballo no se terminó por falta de caballos y la era del petróleo no se acabará por falta de petróleo.17

  1.  www.ipcc.ch
  2.  Dr. Steven Chu, “Energy Challenges and Opportunities”, Silicon Valley Energy Summit, Universidad de Stanford, 28 de junio de 2013.
  3.  Sergio Romero, et. al., “Solar Energy Potential in Mexico’s Northern Border States”, Woodrow Wilson International Center for Scholars, julio de 2012.
  4.  Balance Nacional de Energía 2012, Secretaría de Energía, México.
  5.  “Photovoltaikanlagen: Datenmeldungen sowie EEG-Vergütungssätze”, septiembre de 2013 (www.bundesnet zagentur.de)
  6. “China’s new solar capacity for 2013 to hit 10 GW”, Xinhuanews, 5 de diciembre de 2013.
  7.  www.greentechmedia.com
  8.  “Erneuerbare Energien in Zahlen”, Ministerio del Medio Ambiente y Protección de la Naturaleza de Alemania, julio de 2013.
  9.  “California Has More Solar Energy Jobs Than Actors”, Greentech Media, 19 de abril de 2013.
  10.  Cesare Mainardi, “A Virtuous Circle of Innovation”, Global Innovation Index 2013.
  11.  El GII está basado en 84 indicadores, repartidos en 7 sub-grupos definidos por los pilares o factores fundamentales que son: 1) instituciones; 2) capital humano e investigación; 3) infraestructura; 4) sofisticación del mercado; 5) sofisticación de las empresas; 6) conocimiento y tecnología; y 7) creatividad. Para más información, ver: www.globalinnovationindex.org
  12.  Jones, Charles I. y Williams, John C. “Measuring the Social Return to R&D”, febrero de 1997. (www.federalreserve.gov)
  13.  Romer, Paul. “Increasing Returns and New Developments in the Theory of Growth”, en Equilibrium Theory and Applications: Proceedings of the 6th International Symposium in Economic Theory and Econometrics, editado por William Barnett et al. 1991.
  14.  Mazzucato, Mariana, “Government — Investor, Risk-taker, Innovator.” TEDGlobal 2013, junio de 2013.
    (www.ted.com)
  15.  “Héctor García Molina, el mexicano detrás de Google” (www.integramagazine.com)
  16.  Mariana Mazzucato, “OP. CIT.”
  17.  “The Stone Age did not end for lack of stone, and the Oil Age will end long before the world runs out of oil.” Sheikh Yamani, ex-Ministro de Petróleo de Arabia Saudita, citado en “The end of the Oil Age”, The Economist, 23 de octubre de 2003.

No Hay Más Artículos